miércoles, 19 de abril de 2017

¿En qué nos ayuda la Disciplina Positiva como educadores? por Sara Otero




Imagen propiedad de http://qtoplife.com 


Sara Otero me traslada este texto para compartir con vosotros

Ser educador (padre o madre) es muchas veces angustioso...aunque evidentemente es satisfactorio, gratificante y un rol importantísimo en la vida de muchas personas.
En muchas ocasiones, o en determinadas etapas de la educación de nuestros hijos, no sabemos qué hacer. A veces, parece que nada de lo que hacemos funciona. Otras veces, nuestras propias emociones o situaciones vitales nos hacen enseñar y educar de una forma diferente a como nos gustaría.
La Disciplina positiva puede ayudarnos en este camino. Y será el camino que muchos padres elegirán. Hoy me gustaría adentrarnos un poco más en lo que esto representa…
“Disciplina” significa enseñar. Con todo lo que esta palabra conlleva.
Y “positiva” hace alusión a la no violencia, al respeto y a la comprensión.
Es importante saber que la Disciplina positiva tiene su base en resultados de múltiples investigaciones sobre el desarrollo infantil. No se pretende con ello que los padres se hagan expertos en las etapas de desarrollo de su hijo (aunque muchos casi llegan a serlo), pero sí resulta indispensable tener cierta información. 
Si sabemos qué esperar en cada etapa; si sabemos qué y cómo piensa nuestro niño según su edad, y si sabemos qué conductas son habituales en cada momento…podremos responder y enseñar de manera más adecuada.
No podemos pretender que un niño menor de tres años obedezca siempre, sin fallos. Un niño de tan corta edad todavía no domina de manera consciente todas sus acciones ni su voluntad, por lo que es imposible que obedezca una orden de manera consciente y sin error.
 Por esto, es importante que los padres se informen sobre las etapas de desarrollo de los niños.
 Otra de las bases fundamentales de la Disciplina positiva es la importancia de las metas a largo plazo. Si os preguntan qué objetivos tenéis para vuestros hijos de adultos, seguramente digáis cosas como: que sea responsable, que sea educado, que sea feliz, que logre un buen trabajo, etc. 
Bien. Sigamos con un ejemplo. Día de colegio. Tu hijo tarda mucho en despertarse y desperezarse por la mañana. Resulta casi imposible levantarlo. Vestirlo es una ardua tarea. Después, desayuna muy despacio; con una lentitud abrumadora. 
Tu objetivo a corto plazo, inmediato, es que se levante, se vista y se prepare para ir al colegio y llegar a tiempo. Tu hijo parece no comprenderlo; o no estar de acuerdo en ayudarte a lograrlo. 
¿Qué haces? Le apuras, te inquietas, incluso le gritas… 
Estas reacciones están totalmente en oposición a esos objetivos a largo plazo planteados. Tu hijo aprende a gritar, a enfadarse, a dejarse llevar por las prisas… no concuerda con ese hijo educado y amable que deseamos que llegue a ser. 
La Disciplina positiva nos ayuda y anima a ver los retos de corto plazo como oportunidades de trabajar en sus metas a largo plazo. Siempre mirando al futuro.




Gracias Sara! por tu aportación esclarecedora como siempre, si queréis saber más sobre Sara, sus cursos y sus áreas de experiencia podéis visitar su web tan solo pinchando en el logo encima de este texto.
Una vez más, espero que os resulte útil y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales!

lunes, 10 de abril de 2017

Disciplina Positiva: Los Gritos

Disciplina Positiva: Los Gritos
Hola a tod@s! Os vengo a contar una cosa... mis hijos GRITAN cuando se enfadan! Sip, y mucho... y os cuento otra cosa ¿sabéis de quien lo han aprendido? DE MÍ, sip en serio porque yo grito mucho cuando me enfado, bueno mi marido también y así en general casi todos los padres que conozco gritan bastante.
¿Qué? ¿Me creíais toda una gurú de la Disciplina Positiva? Pues no, resulta que yo estoy empezando en esto y me falta mucho por aprender y que cambiar, es muy importante hacer auto-crítica y ser conscientes de nuestros errores porque no se puede cambiar a otras personas, ni a adultos ni a niños, pero si podemos cambiar nosotros, así que yo grito mucho pero soy consciente de que los gritos no solucionan nada y además no es manera de comunicarse e intento cambiar yo para que cambien ellos conmigo
Lo más curioso es que yo esto ya lo sabía porque soy comercial, y he sido formadora en una empresa de tele-marketing y una de las cosas que les enseñaba eran técnicas de negociación, que por cierto ahora me resulta super-irónico que pueda lidiar sin alterarme con el cabreo descomunal de un cliente pero no sea capaz de mantener la calma con un niño de 3 años que tiene una rabieta, que además resulta que es mi hijo y lo quiero (si fuese el del vecino igual le tenía más paciencia). 
En fin que hoy os traigo una "técnica de negociación" que enseñaba a los operadores de atención al cliente, a esos a los que gritáis cuando la factura viene mal y a los que parece que les importa un pijo que les llaméis de todo, bueno lo primero que les decía es que si un cliente empezaba a gritar respirasen hondo y continuasen explicando la situación con calma, si el cliente cada vez grita más lo que hay que hacer es bajar la voz progresivamente al responder, si hace falta responder en un murmullo ¿por qué? Porque si tu hablas bajito el cliente va a tener que o bien bajar la voz para escucharte o bien callarse y prestar atención, si nada de esto funciona lo mejor es no decir nada ¿por qué? Porque a la gente le incomodan los silencios prolongados y en algún momento van a perder intensidad y asegurarse de que les estas escuchando y entonces es tu momento para intervenir. 
Ahora que ya sabéis por qué esos horribles tele-operadores os responden como si hablasen entre dientes ¿como podéis aplicar esto a vuestros hijos? Bueno en primer lugar decir que esto no siempre funciona (la magia no existe) y que cuanto más pequeño es el niño menos probable es que funcione, es decir a mi hija de 19 meses en plena rabieta no hay voz bajita que lo arregle, los niños menores de 4 años son por norma general "todo emoción" intentar técnicas de negociación con ellos en plena explosión emocional... ¡buena suerte con eso! 
En otro post hablaré de las rabietas en niños de 0-4 años pero básicamente así a grandes rasgos los niños de esta edad en una rabieta buscan expresar su RABIA tal y como su nombre indica, esto significa que no buscan manipular a sus padres para conseguir lo que quieren sino liberar su frustración
Pero con niños un poco más mayores que son más conscientes puede funcionar, puede funcionar porque el niño con sus gritos busca una respuesta del adulto y para obtenerla tienen que escucharla así que en lugar de entrar en un concurso de gritos, háblale bajito y si continua gritando respira hondo míralo a los ojos (no pongas cara de cabreo) y no digas NADA solo espera y verás que al no obtener ninguna respuesta baja el tono de voz, cuando te hable en un tono que consideres apropiado le dices que "si me gritas no voy a contestarte" pero sólo cuando el niño ya haya bajado la voz, gritarle "si me gritas no te hablo" no es muy coherente ¿no creéis? Si vuelve a gritar continuamos impasibles pero no os marchéis y lo dejéis solo, continuad con el contacto visual en silencio. 
Ignorar a un niño demuestra desprecio, por sus argumentos y por sus sentimientos y no importa que tu hijo haya tenido el peor día de su vida y que haya estirado tu paciencia hasta el punto de rotura los dos sabemos que NO LO DESPRECIAS así que sencillamente no lo hagas, no lo dejes solo con su rabia, no lo envíes a su cuarto/rincón de pensar para dejar de escuchar sus gritos, no lo castigues con tu indiferencia porque  en primer lugar no quieres que aprenda ese mensaje (que te da igual lo que piense o lo que sienta) y en segundo lugar porque una vez más los dos sabemos que es una farsa, que realmente te importa y que te duele en el alma ver a tu hijo llorar y llorar... y tu hijo también lo sabe así que... no va a funcionar para calmarlo y lo peor es que cederás, irás a su cuarto/rincón de pensar para que deje de gritar y de llorar porque tu hijo tiene mucha energía que proviene de su rabia y de su indignación contigo y no va a ser el primero en ceder, asúmelo vas a ser tú porque le quieres más, y esto es así señores, por mucho que nuestros hijos nos quieran nosotros siempre los vamos a querer más por lo tanto tenemos más probabilidades de ceder. 
De todos modos si todo esto te suena fatal, si enviar a tu hijo a su cuarto/rincón de pensar te funciona y siempre viene él a pedir perdón... bueno entonces una vez más pregúntate si te pide perdón porque verdaderamente lo lamenta o para que le levantes el castigo... te doy una pista si la conducta inapropiada se repite una y otra vez es que no ha aprendido nada de nada y te dice sólo lo que quieres oír, yo sostengo que los niños no se portan mal sino que lo están pasando mal, pero eso sí tampoco he dicho que sean tontos si algo les funciona para conseguir lo que quieren lo repetirán tantas veces como sea posible.
Una vez más, gracias por leerme! Espero que os resulte útil o al menos entretenido y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales!

lunes, 3 de abril de 2017

Busta y Paula se separan! Que bajón... ¿ya no hay matrimonios para siempre?


Yo me casé para siempre, confiando que pasaré el resto de mi vida con la persona que amo pese a sus defectos y que me ama a pesar de los míos, como todos supongo, como Bustamante y Paula que ahora 10 años después se separan... y a mí esto me ha dado bajón, igual que lo de Angelina y Brad... y no es porque los conozca en persona, ni porque me gusten en sus facetas públicas, ni siquiera porque me den pena sus hijos en común (que me la dan porque no va a ser un camino de rosas estar en medio). 
Me da bajón pensar que esta gente que, en principio, se supone que lo tiene todo a su favor; No tienen que preocuparse por el dinero, pueden costear la mejor educación para sus hijos, tener personal para que limpie y cocine por ellos, para que cuide a los niños mientras se van a la peluquería o al fútbol con los amigos, que pueden permitirse tomarse un par de días a solas en pareja cada mes si quieren y lo necesitan, y que básicamente tienen que concentrarse en quererse y no en quien puso la última lavadora, a quien le tocaba bajar la basura, si la niña realmente necesita esos playeros nuevos o si pueden esperan al mes que viene, en discutir a quien le toca esta vez cogerse el día libre para llevar a los niños al pediatra y aún encima están los dos como un queso de buenorros porque oye "eso" no lo es todo pero ayuda... 
Si esta gente que no tiene que lidiar con toda la mierda que el mundo nos echa encima a la inmensa mayoría de parejas de clase media/baja no es capaz de mantener vivo el amor ¿que esperanza nos queda a los demás? 
Con esto no quiero decir que no tengan motivos para divorciarse, que seguro que los tendrán y todos ellos muy válidos e importantes, además no seré yo la que diga que dos personas sigan juntas contra su voluntad sea por el motivo que sea, pero de verdad me da bajón pensarlo porque llevo 7 años y 2 hijos con mi marido y cada año hay más piedras en el camino, con algunas tropezamos... la mayoría las esquivamos y digo yo ¿no será eso? 
A lo mejor es que estamos tan concentrados en lidiar con la mierda que el mundo nos echa encima que no tenemos tiempo de discutir, igual es que cuando llegamos a casa después de pelearnos con todos los demás no nos da la gana de pelearnos por quien puso la lavadora o bajó la basura o llevó a los niños al pediatra la última vez y valoramos más ese masaje en la espalda o esa tarde en que él se lleva a los niños al parque para que tú puedas dormirte la siesta en paz o darte un baño de espuma y echarte cremitas o en la que tú te los llevas a la playa y él se queda en casa jugando unas pachangas a la play con los colegas... ¿y que pasa cuando el mundo nos deje de echar mierda encima? 
¿Dejaremos de ser equipo cuando los niños crezcan y ya no nos necesiten para pelear por ellos? Si esperabais respuestas o un final super-optimista no lo tengo ya os lo dije al principio del post estoy de bajón por lo de Paula y Busta colegas.
¿Que opináis? ¿aún quedan matrimonios para siempre? si sois uno de esos por favor compartid conmigo vuestra maravillosa historia de amor en los comentarios del Blog o en mi página de Facebook Madre-de-2 Blog y me alegrareis la semana que falta me hace.

martes, 28 de marzo de 2017

EDUCANDO por Sara Otero

Curso educando

Son muchos los temas a tratar cuando se habla de EDUCAR. Son también muchas las dudas, las preguntas, las ideas, las anécdotas y las experiencias. 
Educar es, seguramente, una de las tareas más complicadas y completas a las que nos enfrentamos. He oído de boca de muchos de mis pacientes, muchas dudas acerca de si lo estará haciendo bien, si será mejor hacer esto o lo otro, de sentirse culpable por ciertas decisiones… he conocido formas de educar más autoritarias, firmes, permisivas,… 
Lo cierto es que no hay una receta mágica. Nadie la tiene. Lo que sí me parece importante es la forma en que los educadores (padres, madres u otras personas) gestionamos nuestras emociones, conocimientos e ideas a la hora de educar a nuestros niños. 
Muchas veces, hacemos cosas que creemos que no deberíamos (por ejemplo, imponer un castigo que consideramos desmesurado), decimos frases que después nos parecen desafortunadas (por ejemplo, decir que ya no quieres a tu hijo por lo que hizo) o perdemos los nervios y la paciencia. 
En breve, impartiré un taller en el que trataremos estas y otras cuestiones. Nos centraremos en nosotros como educadores. En las ideas que tenemos, en conocer otras formas de educar, en practicar el manejo de conductas e incluso trabajaremos nuestra autoestima. 
El curso se realizará en el centro de logopedia y psicología Eleeméntal, en Perillo (Oleiros). Si este tema te despierta interés, no dudes en informarte y apuntarte.

miércoles, 22 de marzo de 2017

DE TAL PALO...

Buenos días! ¿que tal va la mañana? la mía ha empezado mal pero tengo la esperanza de que remonte. 
Supongo que mil veces habréis dicho eso de "ha salido a su padre" o "es igualito que su madre", es una realidad que nuestros hijos se parecen a nosotros, pero no solo físicamente sino también en su carácter y su forma de comportarse con los demás por eso es tan importante enseñar desde el ejemplo, como dice Mar Romera "los niños no aprenden lo que les enseñamos nos aprenden a nosotros" ¿cuantas veces habéis visto a un niño pegar a otro niño en el parque? y ¿cuantas veces habéis visto a la madre/padre levantarse al grito de "NO SE PEGA" para acto seguido agarrar al niño darle unos azotes en el culo y llevárselo castigado al banco? ¿nadie ve la gran contradicción que el niño está aprendiendo? 
¿A que viene esto? me diréis, pues os voy a contar por qué mi mañana ha empezado muy mal, he llegado al cole con mi hijo de 3 años como todas las mañanas, al poco rato llega uno de sus compañeros y mi hijo lo señala y me dice "Mami él es malo, me pega" la madre del niño en cuestión le dice "Uy ¿es eso cierto? No está bien meterse con otros niños, que no me enteré yo que le pegas"  
Después de un rato el niño se pone a empujar a otros niños, abrir y cerrar la puerta del aula,,, total que allí va y le dice "al final vas a llevar en el culo" Mi hijo al que no le gusta el cole pero tiene un sentido del orden y las rutinas que roza el TOC y no le gusta que los demás hagan cosas que no se hacen, se pone delante de la puerta y le dice que "Eso no se hace" momento en el que la madre suelta: "Ves no se puede abrir la puerta que tenemos a el ENANITO de guardián" 
Resulta que mi hijo es bajito, su padre mide 1,65 y yo mido 1,50, así que todos los niños de su clase le llevan una cabeza, me preocupa no porque sea bajito, sino porque es algo que los demás niños pueden utilizar para hacerle daño, pero lo que NUNCA me habría imaginado es escucharlo de un adulto. Asi que tras ver y escuchar esto de su madre me he vuelto a casa con la certeza de que ese niño le pega al mío y que en un futuro le llamará enanito si es que no lo está haciendo ya... 
Como padres tenemos una responsabilidad, la de enseñar respeto, si tu hijo te escucha decir que su profesora es tonta, si te escucha decir que su madre está loca, si te escucha decir que mira que son feas las gafas nuevas de su prima, o que su compañero de clase es un enanito está aprendiendo todo lo contrario, si le dices que no se pega pero cuando hace algo que no te gusta le pegas, si le dices que no se grita pero cuando quieres que te obedezca siempre recurres al grito o a la amenaza ¿que crees que aprende tu hijo? ¿que recursos le estás proporcionando para resolver sus conflictos con los demás?  
Reflexionemos porque estamos criando hoy a los adolescentes de mañana y a los adultos del futuro, y si el mundo está como está y a veces piensas que la gente no es más idiota porque no entrena es porque ALGO no estamos haciendo bien, y si vas a dirigirte a un niño hazlo con respeto, no lo insultes ni a él ni a otros, no los humilles, no los compares con otros, y si no vas a decir nada positivo mejor no digas nada.