Mostrando entradas con la etiqueta Disciplina positiva. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Disciplina positiva. Mostrar todas las entradas

¿Que es la Disciplina Positiva? por Sara Otero




¿En qué nos ayuda la Disciplina Positiva como educadores? por Sara Otero

Sara Otero me traslada este texto para compartir con vosotros
Ser educador (padre o madre) es muchas veces angustioso...aunque evidentemente es satisfactorio, gratificante y un rol importantísimo en la vida de muchas personas.
En muchas ocasiones, o en determinadas etapas de la educación de nuestros hijos, no sabemos qué hacer. A veces, parece que nada de lo que hacemos funciona. Otras veces, nuestras propias emociones o situaciones vitales nos hacen enseñar y educar de una forma diferente a como nos gustaría.

La Disciplina positiva puede ayudarnos en este camino. Y será el camino que muchos padres elegirán. Hoy me gustaría adentrarnos un poco más en lo que esto representa…

“Disciplina” significa enseñar. Con todo lo que esta palabra conlleva.
Y “positiva” hace alusión a la no violencia, al respeto y a la comprensión.
Es importante saber que la Disciplina positiva tiene su base en resultados de múltiples investigaciones sobre el desarrollo infantil. No se pretende con ello que los padres se hagan expertos en las etapas de desarrollo de su hijo (aunque muchos casi llegan a serlo), pero sí resulta indispensable tener cierta información. 
Si sabemos qué esperar en cada etapa; si sabemos qué y cómo piensa nuestro niño según su edad, y si sabemos qué conductas son habituales en cada momento…podremos responder y enseñar de manera más adecuada.
No podemos pretender que un niño menor de tres años obedezca siempre, sin fallos. Un niño de tan corta edad todavía no domina de manera consciente todas sus acciones ni su voluntad, por lo que es imposible que obedezca una orden de manera consciente y sin error.

 Por esto, es importante que los padres se informen sobre las etapas de desarrollo de los niños.

 Otra de las bases fundamentales de la Disciplina positiva es la importancia de las metas a largo plazo. Si os preguntan qué objetivos tenéis para vuestros hijos de adultos, seguramente digáis cosas como: que sea responsable, que sea educado, que sea feliz, que logre un buen trabajo, etc. 
Bien. Sigamos con un ejemplo. Día de colegio. Tu hijo tarda mucho en despertarse y desperezarse por la mañana. Resulta casi imposible levantarlo. Vestirlo es una ardua tarea. Después, desayuna muy despacio; con una lentitud abrumadora. 
Tu objetivo a corto plazo, inmediato, es que se levante, se vista y se prepare para ir al colegio y llegar a tiempo. Tu hijo parece no comprenderlo; o no estar de acuerdo en ayudarte a lograrlo. 
¿Qué haces? Le apuras, te inquietas, incluso le gritas… 
Estas reacciones están totalmente en oposición a esos objetivos a largo plazo planteados. Tu hijo aprende a gritar, a enfadarse, a dejarse llevar por las prisas… no concuerda con ese hijo educado y amable que deseamos que llegue a ser. 
La Disciplina positiva nos ayuda y anima a ver los retos de corto plazo como oportunidades de trabajar en sus metas a largo plazo. Siempre mirando al futuro.

Gracias Sara! por tu aportación esclarecedora como siempre, si queréis saber más sobre Sara, sus cursos y sus áreas de experiencia podéis visitar su web www.saraotero.es

Una vez más, espero que os resulte útil y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales!

Disciplina Positiva: Los Gritos

Disciplina Positiva: Los Gritos
Hola a tod@s! Os vengo a contar una cosa... mis hijos GRITAN cuando se enfadan! Sip, y mucho... y os cuento otra cosa ¿sabéis de quien lo han aprendido? DE MÍ, sip en serio porque yo grito mucho cuando me enfado, bueno mi marido también y así en general casi todos los padres que conozco gritan bastante.
¿Qué? ¿Me creíais toda una gurú de la Disciplina Positiva? Pues no, resulta que yo estoy empezando en esto y me falta mucho por aprender y que cambiar, es muy importante hacer auto-crítica y ser conscientes de nuestros errores porque no se puede cambiar a otras personas, ni a adultos ni a niños, pero si podemos cambiar nosotros, así que yo grito mucho pero soy consciente de que los gritos no solucionan nada y además no es manera de comunicarse e intento cambiar yo para que cambien ellos conmigo
Lo más curioso es que yo esto ya lo sabía porque soy comercial, y he sido formadora en una empresa de tele-marketing y una de las cosas que les enseñaba eran técnicas de negociación, que por cierto ahora me resulta super-irónico que pueda lidiar sin alterarme con el cabreo descomunal de un cliente pero no sea capaz de mantener la calma con un niño de 3 años que tiene una rabieta, que además resulta que es mi hijo y lo quiero (si fuese el del vecino igual le tenía más paciencia). 
En fin que hoy os traigo una "técnica de negociación" que enseñaba a los operadores de atención al cliente, a esos a los que gritáis cuando la factura viene mal y a los que parece que les importa un pijo que les llaméis de todo, bueno lo primero que les decía es que si un cliente empezaba a gritar respirasen hondo y continuasen explicando la situación con calma, si el cliente cada vez grita más lo que hay que hacer es bajar la voz progresivamente al responder, si hace falta responder en un murmullo ¿por qué? Porque si tu hablas bajito el cliente va a tener que o bien bajar la voz para escucharte o bien callarse y prestar atención, si nada de esto funciona lo mejor es no decir nada ¿por qué? Porque a la gente le incomodan los silencios prolongados y en algún momento van a perder intensidad y asegurarse de que les estas escuchando y entonces es tu momento para intervenir. 
Ahora que ya sabéis por qué esos horribles tele-operadores os responden como si hablasen entre dientes ¿como podéis aplicar esto a vuestros hijos? Bueno en primer lugar decir que esto no siempre funciona (la magia no existe) y que cuanto más pequeño es el niño menos probable es que funcione, es decir a mi hija de 19 meses en plena rabieta no hay voz bajita que lo arregle, los niños menores de 4 años son por norma general "todo emoción" intentar técnicas de negociación con ellos en plena explosión emocional... ¡buena suerte con eso! 
En otro post hablaré de las rabietas en niños de 0-4 años pero básicamente así a grandes rasgos los niños de esta edad en una rabieta buscan expresar su RABIA tal y como su nombre indica, esto significa que no buscan manipular a sus padres para conseguir lo que quieren sino liberar su frustración
Pero con niños un poco más mayores que son más conscientes puede funcionar, puede funcionar porque el niño con sus gritos busca una respuesta del adulto y para obtenerla tienen que escucharla así que en lugar de entrar en un concurso de gritos, háblale bajito y si continua gritando respira hondo míralo a los ojos (no pongas cara de cabreo) y no digas NADA solo espera y verás que al no obtener ninguna respuesta baja el tono de voz, cuando te hable en un tono que consideres apropiado le dices que "si me gritas no voy a contestarte" pero sólo cuando el niño ya haya bajado la voz, gritarle "si me gritas no te hablo" no es muy coherente ¿no creéis? Si vuelve a gritar continuamos impasibles pero no os marchéis y lo dejéis solo, continuad con el contacto visual en silencio. 
Ignorar a un niño demuestra desprecio, por sus argumentos y por sus sentimientos y no importa que tu hijo haya tenido el peor día de su vida y que haya estirado tu paciencia hasta el punto de rotura los dos sabemos que NO LO DESPRECIAS así que sencillamente no lo hagas, no lo dejes solo con su rabia, no lo envíes a su cuarto/rincón de pensar para dejar de escuchar sus gritos, no lo castigues con tu indiferencia porque  en primer lugar no quieres que aprenda ese mensaje (que te da igual lo que piense o lo que sienta) y en segundo lugar porque una vez más los dos sabemos que es una farsa, que realmente te importa y que te duele en el alma ver a tu hijo llorar y llorar... y tu hijo también lo sabe así que... no va a funcionar para calmarlo y lo peor es que cederás, irás a su cuarto/rincón de pensar para que deje de gritar y de llorar porque tu hijo tiene mucha energía que proviene de su rabia y de su indignación contigo y no va a ser el primero en ceder, asúmelo vas a ser tú porque le quieres más, y esto es así señores, por mucho que nuestros hijos nos quieran nosotros siempre los vamos a querer más por lo tanto tenemos más probabilidades de ceder. 
De todos modos si todo esto te suena fatal, si enviar a tu hijo a su cuarto/rincón de pensar te funciona y siempre viene él a pedir perdón... bueno entonces una vez más pregúntate si te pide perdón porque verdaderamente lo lamenta o para que le levantes el castigo... te doy una pista si la conducta inapropiada se repite una y otra vez es que no ha aprendido nada de nada y te dice sólo lo que quieres oír, yo sostengo que los niños no se portan mal sino que lo están pasando mal, pero eso sí tampoco he dicho que sean tontos si algo les funciona para conseguir lo que quieren lo repetirán tantas veces como sea posible.
Una vez más, gracias por leerme! Espero que os resulte útil o al menos entretenido y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales!

DE TAL PALO...

Acoso Escolar
Buenos días! ¿que tal va la mañana? la mía ha empezado mal pero tengo la esperanza de que remonte. 
Supongo que mil veces habréis dicho eso de "ha salido a su padre" o "es igualito que su madre", es una realidad que nuestros hijos se parecen a nosotros, pero no solo físicamente sino también en su carácter y su forma de comportarse con los demás por eso es tan importante enseñar desde el ejemplo, como dice Mar Romera "los niños no aprenden lo que les enseñamos nos aprenden a nosotros" ¿cuantas veces habéis visto a un niño pegar a otro niño en el parque? y ¿cuantas veces habéis visto a la madre/padre levantarse al grito de "NO SE PEGA" para acto seguido agarrar al niño darle unos azotes en el culo y llevárselo castigado al banco? ¿nadie ve la gran contradicción que el niño está aprendiendo? 
¿A que viene esto? me diréis, pues os voy a contar por qué mi mañana ha empezado muy mal, he llegado al cole con mi hijo de 3 años como todas las mañanas, al poco rato llega uno de sus compañeros y mi hijo lo señala y me dice "Mami él es malo, me pega" la madre del niño en cuestión le dice "Uy ¿es eso cierto? No está bien meterse con otros niños, que no me enteré yo que le pegas"  
Después de un rato el niño se pone a empujar a otros niños, abrir y cerrar la puerta del aula,,, total que allí va y le dice "al final vas a llevar en el culo" Mi hijo al que no le gusta el cole pero tiene un sentido del orden y las rutinas que roza el TOC y no le gusta que los demás hagan cosas que no se hacen, se pone delante de la puerta y le dice que "Eso no se hace" momento en el que la madre suelta: "Ves no se puede abrir la puerta que tenemos a el ENANITO de guardián" 
Resulta que mi hijo es bajito, su padre mide 1,65 y yo mido 1,50, así que todos los niños de su clase le llevan una cabeza, me preocupa no porque sea bajito, sino porque es algo que los demás niños pueden utilizar para hacerle daño, pero lo que NUNCA me habría imaginado es escucharlo de un adulto. Asi que tras ver y escuchar esto de su madre me he vuelto a casa con la certeza de que ese niño le pega al mío y que en un futuro le llamará enanito si es que no lo está haciendo ya... 
Como padres tenemos una responsabilidad, la de enseñar respeto, si tu hijo te escucha decir que su profesora es tonta, si te escucha decir que su madre está loca, si te escucha decir que mira que son feas las gafas nuevas de su prima, o que su compañero de clase es un enanito está aprendiendo todo lo contrario, si le dices que no se pega pero cuando hace algo que no te gusta le pegas, si le dices que no se grita pero cuando quieres que te obedezca siempre recurres al grito o a la amenaza ¿que crees que aprende tu hijo? ¿que recursos le estás proporcionando para resolver sus conflictos con los demás?  
Reflexionemos porque estamos criando hoy a los adolescentes de mañana y a los adultos del futuro, y si el mundo está como está y a veces piensas que la gente no es más idiota porque no entrena es porque ALGO no estamos haciendo bien, y si vas a dirigirte a un niño hazlo con respeto, no lo insultes ni a él ni a otros, no los humilles, no los compares con otros, y si no vas a decir nada positivo mejor no digas nada.

Cuando se depende de premios y castigos para educar

Hoy he tenido una reunión importante... bueno importante para mí, he ido al centro escolar de mi hijo a hablar con la directora y la orientadora sobre la posibilidad de buscar a un experto que de una charla sobre Disciplina Positiva para los padres y profesores. 
Inteligencia Emocional, Francisco Tonucci, Inteligencias Múltiples, Educación para la vida

La reunión ha sido importante porque me ha abierto los ojos a lo que me enfrento en los próximos NUEVE AÑOS (que se dice pronto) de escolarización de mi hijo en este centro, les parece una iniciativa interesante pero no pueden costearla, ok eso lo entiendo... recortes etc.  
Pero ya que estábamos nos hemos puesto a hablar de educación y me encuentro con una orientadora (pedagoga señores) que me dice que a los niños se los educa con el sistema de premios y castigos (sí, como a los perros) y que si no ¿como lo vas a hacer? Le digo que desde el respeto y el ejemplo y me mira raro... 
Luego la directora (Psicóloga) me dice que la psicología dice que a los niños se les castiga con "Time out" rincón de pensar o como lo quieras llamar durante y ojo al dato DOS MINUTOS POR AÑO QUE CUMPLE EL NIÑO hasta eso lo tienen medido por edades, no se cansan de catalogar y enlatar a nuestros hijos, así que 3 años = 6 minutos en la silla de pensar... y yo le pregunto ¿que psicología indica esto? La Disciplina Positiva me dice... no señora la disciplina positiva es otra cosa, le explico lo que dice Jane Nelsen y me dice que conoce perfectamente a ese autor... autora le digo, es una mujer y madre de 7 hijos por cierto, me cambia de tema sin muchos miramientos ve que se ha metido en un berenjenal y me habla de TEI un tema que conoce, terreno fácil, no es de lo que venía a hablar pero le sigo el rollo, tampoco la quiero ofender. 
Intento volver al tema pero es inútil ya ha empezado su monologo, me atrevo a decir que no estamos avanzando en educación y me dice que la educación cada vez va a mejor... Me muerdo la lengua fuerte fuerte, en España cada año que pasa hay más indice de fracaso escolar, no hay dinero ni para folios pero la educación cada vez es mejor dice... me dice que ella se plantea la educación de esta manera y me suelta esta metáfora tan currada: 
Le dices al niño que hay que ir a la torre, y le explicas que hay varios caminos y lo que se puede encontrar por cada uno y así lo vas guiando para que llegue sano a la torre... 
Digo yo, ¿no sería mejor preguntarle al niño si quiere ir a la torre o si prefiere ir a otro sitio? ¿Y apoyarle para que llegue a donde quiere? ¿y explicarle que a veces no se llega a donde uno quiere pero solo recorrer el camino ya merece la pena? ¿quien dice que todos tenemos que ir a la torre? Me mira raro... no la culpo, estudio en otro siglo, no sabe de inteligencias múltiples, no sabe que está demostrado que el condicionamiento (castigo/recompensa) solo funciona mientras se tiene el control del niño, la autoridad para aplicarlo.
Cuando se depende de premios y castigos para educar cada año que pasa hay que premiar más y castigar más duro y llega un momento que el educador ya no tiene el control ni la autoridad (porque los niños crecen señores) y te encuentras con adolescentes a los que todo les da igual, no respetan nada dicen, claro que no, no saben lo que es, nadie se lo ha mostrado; solo les han pedido que lleguen a la torre, por un camino o por otro pero que lleguen a la torre y llegan, al final de la educación secundaria, algunos frescos y felices porque se han encontrado el camino pavimentado, otros llegan tarde, mal, cansados, desencantados y a veces heridos porque ellos sencillamente no querían ir a la torre, y así nos va...
Una vez más, gracias por leerme! y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales! 

Micro-Post Disciplina Positiva: Los Límites

Buenos días! ¿que tal esos carnavales? Los míos muy bien, al parecer hasta hemos ganado un premio en un concurso de disfraces, no tengo ni idea de que va a pasar con él porque anunciaron los ganadores tan tarde que ya no estábamos para recogerlo ja ja ja ya veis que confianza  teníamos en ganar algo...
Madre de dos, Disciplina Positiva

En el post anterior hablé un poquito de la disciplina positiva y como la gente lo equipara a dejarle hacer al niño lo que le da la gana, nada más lejos de la realidad, la disciplina positiva se basa en establecer con el niño límites firmes, claros (de ser posible consensuados) y dejar pasar las consecuencias naturales o aplicar las consecuencias lógicas SIEMPRE. 
Esto significa que por ejemplo: Tu hijo decide tirar toda la comida de su plato al suelo:
  • consecuencia natural: No hay nada más para comer porque lo ha tirado todo al suelo
  • consecuencia lógica: Tendrá que limpiar el suelo ya que ha sido él quien lo ha ensuciado
Algo que veo muy a menudo es a madres justificando conductas de sus hijos con un " aún es muy pequeño" mi hija pequeña tiene 18 meses si mancha algo me pide una toallita (señalando porque casi no sabe hablar) para limpiarlo, si está comiendo algo y no quiere más lo tira a la papelera, hay que dejar que asuman responsabilidades de sus actos. 
No todas las acciones tienen consecuencias naturales o si las tienen no nos interesa dejarlas pasar porque ponen en riesgo a nuestros hijos. 
Un ejemplo que me pasa con mi hijo cuando vamos al parque, se pone a chupar los columpios o las escaleras del tobogán... tiene 3 años y medio, sabe que no debe chupar cosas, la consecuencia natural de ese comportamiento sería que pillase una infección o una enfermedad, algo que evidentemente no estoy dispuesta a que pase por lo que lo único que me queda es marcar el límite y cumplir la consecuencia lógica. 
Al llegar al parque le digo " si chupas los columpios nos iremos a casa" y efectivamente en cuanto lo hace nos marchamos sea a los 5 minutos o a los 25, entre llantos y patadas pero nos vamos. Hay gente que equipara esto a un castigo, no lo es, un castigo sería por ejemplo sentarlo en un banco "a pensar" mientras su hermana sigue jugando, o decirle que como ha chupado el tobogán se queda sin cuento o sin plastilina o sin tele, o sin chuches.
Tengo confianza en que pronto dejará de hacerlo pero en todo caso lo deje de hacer o no, la lección es que mamá y papá han marcado un límite  y lo cumplen SIEMPRE.

Aprovecho este post para anunciar una nueva COLABORADORA del Blog, se trata de la Psicologa SARA OTERO especializada en Terapía Familiar, que nos traerá algunos artículos muy interesantes sobre Inteligencia Emocional, Disciplina Positiva y Mindfulness entre otras cosas.
De momento os dejo aquí una pequeña presentación que explica el concepto de disciplina positiva mucho mejor de lo que lo hago yo: 
Texto sobre disciplina positiva de Sara Otero


Muchas Gracias Sara, por ayudarnos en esta complicada búsqueda del termino medio, espero impaciente tu próxima aportación. 
Como siempre gracias por leerme y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales.

Micro Post: Disciplina positiva

Buenas noches a tod@s! si seguís mi pagina de facebook Madre de 2 Blog habréis visto que me estoy iniciando en esto de la disciplina positiva, hoy vengo a contaros lo que he aprendido hasta ahora. 
En primer lugar aplicar disciplina positiva es MUY DIFÍCIL, la mayoría venimos de los métodos de crianza tradicional en los que el respeto es unilateral siempre de niño a adulto y nunca al revés, básicamente los niños se comportan como el adulto quiere o bien por miedo o bien para conseguir algo que desean; recalco la frase "como el adulto quiere" porque en mi opinión en eso se basa la crianza tradicional, en obediencia, se equipara un niño "malo" o "problemático" con no obedecer los mandatos del adulto a cargo, la mayoría de los padres partimos con la creencia de base de que respeto significa obediencia, y esto no es así los niños vienen equipados de serie para respetarnos, de hecho vienen equipados para IDOLATRARNOS porque somos su ejemplo, su referente y lo aprenden todo de nosotros, por eso es fundamental respetarlos y no debemos exigir obediencia sino pedir COLABORACIÓN, otra cosa que los niños están programados para hacer, tienen el instinto de intentar ayudar si les dejamos. 
En breve colocaré un apartado de paginas web sobre crianza respetuosa y disciplina positiva que sigo y que estoy segura que os encantarán. 
Pero volviendo al tema como decía es muy difícil pero si has llegado a plantearte aplicarla es porque sabes que lo demás no funciona o funciona solo a corto plazo y realmente no quieres convertirte en tu madre y pasarte la vida gritando o persiguiendo a tus hijos con la zapatilla. 
La disciplina positiva no se trata de dejar al niño que haga lo que quiera, pero se trata de no castigar, no gritar, no pegar, no premiar y no alabar en exceso, y llegados aquí es cuando dices y entonces ¿que hago? pues pensar bien antes de reaccionar, respetar, validar sentimientos y aplicar consecuencias naturales. 
Madre de dos, Disciplina Positiva

Imaginemos la misma situación, un niño que jugando con pinturas pinta las paredes de su casa: 
  • Disciplina tradicional: Eso no se hace! se pinta en el papel! ahora estás castigado sin pinturas! sería un ejemplo del método digamos "tradicional" ¿que conseguimos con esto? hacemos que el niño se sienta mal por lo que ha hecho (probablemente llore) y que, posiblemente no lo repita en un futuro; el niño obedece para evitar el castigo pero realmente no aprende nada solo que TÚ no quieres que pinte las paredes, de hecho posiblemente repita la conducta en otro lugar (el colegio, casa de los abuelos...) para comprobar si ahí sí se lo permiten. 
  • Disciplina positiva: ¿porque has pintado las paredes? el niño te dará sus explicaciones si se lo permites y se lo preguntas con un tono de curiosidad y no de enfado,te aseguro que nunca van a ser "para fastidiarte" será "para ponerlas bonitas, porque la pared es muy grande y blanca" o algo parecido a lo que tú podrías responder por ejemplo: vaya! verás... a mí me gustan mucho tus dibujos pero las paredes no son el sitio adecuado para dibujar, si quieres podemos dibujar en el papel y luego colgarlos en las paredes de tu cuarto o en la nevera, incluso podemos poner un corcho muy grande en la pared y clavarlos con chinchetas! ahora vamos a coger un paño y te voy a ayudar a limpiar estas paredes para dejarlas tal y como estaban ¿de acuerdo? ¿ que conseguimos con esto? el niño se siente comprendido ya que validamos y cubrimos su necesidad ( la de ver sus dibujos expuestos en la pared o adornar la pared) no lo hacemos sentir mal sino que sencillamente se ha equivocado y le damos apoyo para afrontar las consecuencias naturales de su error,si una vez limpias las paredes añadimos un "que limpias han quedado!" o un "no has dejado ni una mancha" de paso valoramos su esfuerzo, de esta manera el niño se expresa, colabora y aprende eso sí posiblemente llegue a casa de los abuelos pidiendo poner allí tambien un corcho para sus dibujos ; P.
Y hasta aquí el micro post de hoy, cada pocos días iré posteando algunas situaciones reales de mi vida diaria en las que he conseguido aplicar con éxito disciplina positiva y también muchas otras en las que he perdido los nervios y el norte y como creo que podría haberlo evitado, porque de los errores se aprende.
Como siempre gracias por leerme y si os ha gustado compartid en vuestras redes sociales.