Aborto Diferido

Bueno, pues aquí estoy esperando a que me bajen a quirofano para el legrado.

Estoy mejor, físicamente bien y emocionalmente mucho más entera de lo que esperaba.

A veces nos sorprendemos a nosotras mismas.

Os voy a contar porque creo que es importante contar. Estos temas son medio tabú aún. La gente lo dice por lo bajo como si fuese un secreto.

En Octubre me hice un test de embarazo positivo. Me sorprendió, no esperaba un embarazo tan rápido pero me ilusióné. Nacería en Junio, como yo.

Sólo lo sabían los amigos más cercanos, no se lo dijimos a la familia porque son propensos a preocuparse, ni a los niños tampoco, queríamos esperar al menos a la primera eco que era a finales de este mes.

No pudo ser.

El sábado empecé a manchar. Flujo rosa, apenas nada. No le di importancia. Ya tuve otros pequeños manchados a principio del embarazo apenas unas gotas un día y ya.

Pero el domingo empecé a sangrar, muy poco pero era sangre roja y también a sacar sangre coagulada. Muy oscura.

Así que me fui a urgencias. Me imaginaba que podían ser dos cosas, un aborto o un hematoma.

En la eco de urgencias vieron un saco gestacional pero no encontraron al embrión. Así que me dijeron que seguramente fuese un aborto o un embarazo anembrionario.

Me citaron para repetir la eco y ayer me confirmaron que si, que había un embrión de unas 6 semanas de gestación sin latido por lo tanto es un aborto diferido.

El corazón del embrión se paró o no empezó a latir a las 6 semanas de gestación pero mi cuerpo no reconoció que ya no estoy embarazada hasta casi las 10 semanas.

Mi cuello del útero está cerrado por lo tanto tenía tres opciones para expulsar el embrión.

Esperar. Lo que se llama manejo expectante.

Manejo medicamentado. Se trata de introducir unas pastillas vaginales que provocan contracciones uterinas para hacer que dilate y facilitar la expulsión. Contracciones sintéticas. Se supone que son soportables pero dolorosas.

Legrado. Se trata de una operación quirúrgica que se realiza bajo sedación. Consiste en raspar el interior del útero para limpiarlo.

Elegí el legrado, principalmente porque es rápido, indoloro y al ser con sedación no me voy a enterar de nada. La idea de tener contracciones sintéticas no me convence para nada y pasar días esperando a expulsar poco a poco menos aún.

Así que aquí estoy.

No tengo dolores, ninguno, y sangro muy muy poco. Son dos cosas que me han sorprendido mucho, una pensaba que con un aborto te retuerces de dolor y tienes una hemorragia importante pero en mi caso no ha sido así.

Me siento un poco estafada por mi cuerpo que ha seguido tan normal durante semanas, manteniendo todos los síntomas de embarazo, el sueño, la sensibilidad en los pechos, el hambre devoradora…

Creo que es peor el daño emocional que el físico, sin duda alguna.

No sé si volveré a intentar quedarme embarazada pero si lo hago sé que no voy a estar tranquila. A pesar de que este tipo de abortos no suelen ser de repetición ya he perdido la inocencia.

Ya os contaré la experiencia del legrado y en el hospital.

Si necesitáis preguntarme algo o queréis hablar de vuestra propia experiencia podéis hacerlo por privado o en los propios comentarios y responderé en la medida de lo posible.

1 comentario en “Aborto Diferido”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Vanessa Naveira
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por  obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Madrede2blog@gmail.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.