Errores parentales

Errores parentales

Hace unas semanas la cagamos un poco como padres.

Mi hija tiene una cama KURA del Ikea, la compramos porque su habitación es la más pequeña y queríamos tener la ventaja de, en un futuro, girarla y ganar el espacio de debajo de la cama.

El caso es que mi hija es, desde bien pequeña, una terremoto, una cabra montesa, tiene una agilidad que sorprende sobre todo porque no es precisamente una niña delgada y esbelta.

Pocas, muy pocas veces se ha caído, las veces que se ha caído han sido por no estar prestando atención a lo que hacía, no por temas de motricidad.

El caso es que teniendo esto en cuenta decidimos que ya era momento de girarle la cama.

La cagamos.

La niña super ilusionada con dormir “en lo alto” total, que giramos la cama y tomamos todas las medidas de seguridad que se nos ocurren. Esto es, barrera de 140cm de largo y dosel rígido que sólo deja libres las escaleras.

Bueno pues bien, pues quedó ok, nosotros pensando de aquí no rueda para abajo ni de coña.

La niña se sube y encantada de la vida. Al bajar ya le vi un poco más insegura pero conociéndola me dije, esto es la novedad, en cuánto suba y baje dos veces controlado.

Y va a ser que no, va a ser que se la pegó al bajar y se raspó la barriga con uno de los escalones de madera.

Así que nada, la niña está bien y la cama vuelve a su posición original.

¿Para qué os lo cuento? Pues porque la maternidad también es esto.

También es cagarla y aprender, rectificar, ser conscientes de que vamos a fallar y esos fallos van a tener consecuencias para nuestros hijos, los daños serán más leves o más graves, pero fallamos.

Nos culpamos,claro, pero rectificamos, pedimos perdón y seguimos adelante.

La maternidad también es esto, los padres somos humanos que cometemos errores y está bien recordarlo y está bien contarlo.

Y es mejor no juzgar ni juzgarnos, no flagelarnos. Rectificar, pedir perdón, reparar el daño y seguir adelante.

Al fin y al cabo es lo que queremos enseñar a nuestros hijos y hay que enseñar desde el ejemplo ¿no?

Así que bueno, soy humana y la he cagado y seguramente lo volveré a hacer porque ser padres no significa no cometer errores.

No hay padres perfectos, no los hay, digan lo que digan y enseñen lo que enseñen en Instagram.

Feliz Martes a todos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Vanessa Naveira
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por  obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Madrede2blog@gmail.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.