padre paseando con su hijo
Blog

Padre de Dos 24 horas al día

Hace un mes que mi marido y yo hemos intercambiado los papeles. Él se queda a cargo de la casa y los niños y yo a trabajar.

He de confesar que tenía miedo, sólo un poco, de dejarlo a cargo de todo.

La verdad es que mi marido apenas había pasado tiempo él solo con los dos niños, no por nada en concreto sencillamente es que al no trabajar fuera de casa siempre estaba yo también.

Así que no sabía muy bien como se iba a apañar, más que nada porque nunca ha tenido que hacerlo antes.

Los dos primeros días tuvimos un par de anécdotas graciosas con el robot de cocina y con la lavadora.

Pero explicados los programas pertinentes tengo que decir que él es 10 veces mejor amo de casa que yo.

 

Para empezar es mucho más organizado, pero MUCHO más.

Ha reorganizado la cocina, los armarios de la ropa y hasta los muebles de nuestra habitación, ¡en 2 días! Yo tardo 3 días sólo en hacer el cambio de la ropa de invierno a verano y él en 1 mañana me reorganiza los 3 armarios y las 4 cómodas que tenemos en casa. Ya veis, el que vale, VALE.

Lo de cocinar lo lleva regular, no se me va a marcar un asado todavía pero todo se andará, el otro día hizo unas lentejas, no las hizo con mi receta por cierto, y a mi ego le jode reconocerlo pero estaban buenas de narices.

¿Por qué pensaba que no lo iba a hacer? Definitivamente subestimamos las capacidades de los hombres para cuidar.

 

La casa está limpia y decentemente ordenada, los niños no se quejan, no tengo que recordarle las cosas, NADA ¿por qué? Porque ahora lo lleva él, ahora es cosa suya y soy yo la que intenta mantenerse al día con lo que hay o no hay que hacer o comprar y no es fácil, la mayoría de las veces tengo que preguntarle a él.

De pronto soy consciente de que ser corresponsable en las tareas y compartir la carga mental cuando uno trabaja fuera de casa y el otro no lo hace es jodido, pero jodido de verdad, porque sencillamente él está ahí, tiene más tiempo y hace más cosas.

Cuando yo llego la mayoría de las cosas ya están hechas y ahora me pregunto ¿si esta situación se mantiene en el tiempo se sentirá menospreciado? ¿sentirá que no valoro lo que hace?

De momento está perfectamente feliz, no le agobia quedarse en casa, ha vuelto a hacer ejercicio y yo procuraré encargarme de todo lo que pueda hacer las horas que estoy en casa.

Pero bueno que los hombres también saben cuidar y lo hacen bien así que vamos a relajarnos un poco en esto de la crianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Vanessa Naveira
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por  obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Madrede2blog@gmail.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.