¿QUÉ ES EL MINDFULNESS? por Sara Otero

Hace un par de años que comencé a explorar el Mindfulness, más a nivel personal que profesional.
Considero que esa es la manera. Lo he probado y comprobado en mí misma; sus beneficios, sus efectos y su gran eficacia.

Así que, por supuesto, ahora es una herramienta que utilizo y recomiendo para todos, también para los niños. Y aunque resulta muy útil en terapia, lo ideal es incorporarlo a nuestra vida.

Cuando somos pequeños, aprendemos con naturalidad, con menos esfuerzo. La plasticidad cerebral es infinita, y también nuestra curiosidad.

Conozco muchos padres que inician a sus hijos en clases de idiomas, por ejemplo, desde pequeños, para logar ese aprendizaje “fácil” y natural.

Del mismo modo, confío en los beneficios de enseñar a
nuestros niños a conocer la relajación desde muy temprano.

Hay muchos métodos de relajación y de meditación. Cada uno debe encontrar el más adecuado o ajustado a su persona.

Con los niños, nos corresponde a los adultos mostrarles las diferentes técnicas y formas de hacerlo, para que ellos mismos puedan ir
decidiendo y optando por algunas más concretas.

El Mindfulness es una forma de meditación. Su significado sería el de
“atención o conciencia plena”. Se trata de mantener la atención en la
experiencia presente, ser consciente de lo que sentimos y experimentamos en el ahora.

Existen ya estudios sobre los beneficios de la práctica regular de
Mindfulness. A los niños (y adultos), les ayuda a aumentar su capacidad de atención y concentración, y por tanto a mejorar el aprendizaje.

Además, proporciona tranquilidad y sosiego.

El Mindfulness nos ayuda:

  • A vivir el momento, el presente.
  • A ser conscientes.
  • A no juzgar todo lo que nos ocurre. Podemos tener, por ejemplo, sentimientos de rabia. Debemos aceptarlos, podemos analizarlos. Pero no juzgarnos, culparnos y machacarnos por ello.
  • Nos permite cultivar una mente abierta. Nos ayuda a continuar con esa curiosidad que muchos adultos vamos perdiendo.
  • Nos enseña a gestionar las emociones y las reacciones.
  • Nos permite tener una relación sana con uno mismo. Una relación de amor y de aceptación.

Creo que cualquiera podría perseguir estos objetivos, para tener una
calidad de vida mejor.  

¿Qué podemos hacer como padres?

Iniciar a nuestros niños en prácticas de relajación y meditación;
Mindfulness o cualquier otra.

Y, por supuesto, os animo a que, si todavía no lo
hacéis, comencéis también vosotros esta práctica. Qué mejor manera de aprender que practicar juntos, en familia.

En internet hay infinidad de recursos (audios, vídeos), y existen libros sobre meditación para niños como por ejemplo estos:

Y si tenéis la oportunidad de acudir a algunas clases sería fabuloso.

Espero impaciente vuestros comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba