No sé vosotras pero yo me volví loca intentando encontrar ropa premamá bonita y cómoda.

Al principio del embarazo no había problema porque seguía usando mi ropa, siempre me ha gustado la ropa holgada y cambié los vaqueros por leggins.

Cuando ya fue imposible seguir usando mi ropa me di una vuelta por las tiendas y me horroricé de lo que veía. Ropa que parecía deforme, escotes extraños y estampados horrendos.

Señores diseñadores, las embarazadas quieren verse guapas también. Hagan el favor de no vestirnos con sacos con mangas.

Tuve “suerte” y en mis dos embarazos pasé los dos últimos meses en pleno verano así que tiré de vestidos de corte imperio e ibicencos.

Ropa cómoda para los primeros días del bebé

Durante el embarazo me encontré con el problema de la ropa de recién nacido. Encontrar un conjunto de primera puesta para el hospital bonito y cómodo que no fuese complicadísimo de poner y quitar fue difícil.

Todas queremos que los bebés estén monísimos cuando la familia los conozca. Siendo sincera no es buena idea ponerle según qué conjuntos a un bebé al que tienes que cambiar el pañal cada 2h.

Yo recomiendo para los primeros meses los conjuntos de jubones con polaina. Para cambiar el pañal es mucho más practico quitar solamente las polainas y son una monada. Si los compras en colores afines los puedes combinar. En mi caso solía mancharse a menudo la parte de arriba por el reflujo y de esta manera evitaba tener que cambiarlo entero.

Ropa cómoda en el embarazo y lactancia

En el embarazo también es importante vuestra comodidad , sobre todo a la hora de dormir que ya de por sí en los últimos meses es bastante complicado.

El descanso es fundamental para llegar con buen ánimo al parto. Por supuesto también viene bien llegar lo menos cansada posible al postparto que es todo un choque hormonal y normalmente nos deja bastante agotadas.

Para dormir recomiendo un camisón premamá que luego podáis aprovechar durante la lactancia y así no tengáis que hacer contorsionismos para desvestiros.

Si ya os habéis decidido por la lactancia materna, deberíais echarle un ojo también a un buen cojín de lactancia.

Si no sabes para qué sirve un cojín de lactancia aquí tienes algunos datos:

  • Están diseñados para soportar mejor el peso del bebé y colocarlo en la postura correcta mientras le das el pecho.
  • Los hay en forma de ‘U o en forma de serpiente.
  • Ayuda a prevenir tensiones musculares y malas posturas.
  • Si has tenido una cesárea el cojín de lactancia te permite dar el pecho sin que el bebé quede apoyado en tu barriga.

Como veis todas estas ventajas se pueden trasladar también a la lactancia artificial.

De hecho el cojín de lactancia yo lo compraría ya durante el embarazo, en forma de serpiente, porque os puede servir como almohada para conseguir una postura cómoda a la hora de dormir en los últimos meses del embarazo.

Además es tan versátil que también os servirá como “nido” para poner al bebé en el sofá o en la alfombra, e incluso como chichonera para la cuna o la cama cuando crezca.

cojín de lactancia
Imagen propiedad de Amazon

En Bamboo tenéis algunos modelos muy bonitos, además de muchos otros artículos de puericultura: arrullos, muselinas, neceseres, sacos para el maxicosi, etc.

Puede que también te guste...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.